Incluso lo peor, si es exclusivo, vende

0
186
views

Mientras que algunos tienen auténtico pánico a que el público sea consciente de alguno de sus defectos o desventajas, hay otros que se toman aquello de que “lo importante es que hablen de uno, aunque sea malo” al pie de la letra. Y es que hay una gran diferencia entre que el consumidor descubra tu defecto a que seas tú mismo el que cuenta la desventaja al futuro posible usuario. Y la diferencia radica en la decepción. Pongamos un ejemplo. Si una empresa que fabrica yoyós me dice que tras jugar 10 veces se me romperá, no puedo decepcionarme si es así porque es lo que me esperaba. Sin embargo, si me dice que podré jugar con él las veces que quiera o, incluso, si no me dice nada,  en el momento en que se me rompe por ser su décimo uso me decepcionaré porque mis expectativas hacia el producto eran mayores.

Pues este argumento totalmente lógico es el que llevan ya usando algunos años el Hans Brinker Budget Hotel de Amsterdan. De hecho, ya comentamos su curiosa publicidad en OpenAds hace algún tiempo.  Ahora de nuevo vuelven a sorpendernos con una campaña de publicidad en la que la sinceridad es su principal arma: “No somos amables, no pidas más que una cama, no somos unos obsesos de la limpieza, el papel higiénico no se regala… pero eso sí, somos los más baratos y con una localización perfecta”.

Usando el humor hablan  libremente de aquello que lo hacen peor que otros hoteles, pero también hablan de aquello que lo hacen mejor. La ubicación y el precio económico son los aspectos positivos y diferenciadores. Y a ver quien es el que les pondría una queja por mala limpieza o mal servicio tras ver este anuncio. Todo lo contrario, posiblemente logre sorprender de forma positiva porque las expectativas creadas son tan negativas que es difícil que la realidad no sea mejor.

Y es que no hay nada como ser sincero ante el consumidor y hacerle sentir que no le estamos engañando. Lo vi en HI Marketing.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here