OpenAds

Por un buen servicio al cliente

La interacción del cliente con la marca cada vez es mayor, y en consecuencia nos encontramos ante un consumidor mucho más exigente con la marca. Las expectativas del nuevo usuario son altísimas y la marca es la encargada de satisfacer sus necesidades cumpliendo esas expectativas. El consumidor no solo quiere un producto; quiere una experiencia de uso lo suficientemente atractiva como para quedarse con la marca. El consumidor busca un servicio especial, un servicio al cliente que diferencie a la marca que ha elegido del resto del mercado. Necesita un servicio al cliente consistente.

La experiencia que ofrezcamos a los clientes que adquieran nuestros productos debe ser única, especial. Que destaque de las que ofrece la competencia. Esto no es algo sencillo. El servicio que tenemos que dar a nuestros usuarios debe ser consistente y conseguirlo requiere un fuerte compromiso, ya que buscamos un buen recuerdo generado de la experiencia que hayan tenido con nosotros.

Para conseguir esa consistencia en el servicio al cliente debemos basarnos en algunos consejos.

Debemos  tener en cuenta la consistencia en el ciclo de vida del cliente. Satisfacer las necesidades de comunicación por las redes sociales supone tener en cuenta las veces que un cliente interactúa con tu empresa, y así valorar la capacidad de respuesta y exactitud de explicaciones e información que podrá recibir por nuestra parte. Tener siempre en cuenta al cliente y ponerlo en el centro de todas las operaciones.

Fortalecer la consistencia emocional en los usuarios. Sembrar un sentimiento de confianza y satisfacción por los servicios ofertados, basándonos en un clima de coherencia. Así reduciremos las malas experiencias  del cliente en las áreas de contacto con la organización.

Y por último, y destacando, trabajar la consistencia en la comunicación. La coherencia entre lo que una empresa dice y lo que hace es vital para la credibilidad. Los mensajes que una empresa emita deben aportar valor y centrarse en satisfacer la experiencia del cliente. Tener lo que él necesite en el momento que lo necesite.