A cada uno lo suyo

a-cada-uno-lo-suyo.jpg 

La petrolera Esso, y la cadena minorista alemana Tchibo, que produce entre otras cosas café, se vieron obligados a quitar una campaña publicitaria de café de más de 700 estaciones de servicio Alemanas. ¿Por qué? Pues bien, el lema que tal campaña compartía era el siguiente: «Jedem Das Seinen«, que traducido significa «A cada uno lo suyo».

 ¿Por qué tanto problema? Y es que según voces judías han explicado, esa era la frase que daba la bienvenida a muchos de los campos de concentración Nazi en época de exterminio. Figuraba a la entrada de los campos de Weimar y de Buchelnwald. Y lo curioso es que fue formulada por Marco Pocio Catón, político, filósofo y militar romano, hace más de 2.000 años, con el fin de promover el que cada ser humano viviera como deseara.

Los portavoces de las respectivas empresas se disculparon, y apresuraron a remover los carteles, argumentando que en ningún momento se quiso ofender ni mucho menos a ninguna parte de la población. En cambio, el vicepresidente del Consejo Central de Judíos en Alemania, Salomón Korn, se vio muy disgustado y explicó que la campaña era «de muy mal gusto», y se debía al pésimo sistema de eduación alemán, que no prepara con feaciente información histórica a su alumnado. 

Ir arriba