Cuando sólo… funciona

Las publicidades tanto de autos como de perfumes son de mis preferidas. Las primeras por la capidad que tienen los creativos para desplegar el talento mecánico, material, resolutivo de sus partes puestas en marcha. Y las de perfumes, porque suelen ser (aunque no todas) poesía pura.

 Me topé con otro Spot publicitario de Autos, de la marca Honda en este caso, donde se recrea algo que siempre quise hacer, y nunca me salió. Efecto dominó. Espero lo disfruten.

Ir arriba