Patrocinio deportivo al límite

Cada vez los estadios, las pistas, los equipamientos, … se recargan más de marcas que patrocinan al equipo o al deportista. Sin embargo, esto aún se puede llevar más al límite, y es que lo último en patrocinio deportivo es «comprar» la identidad del deportista. Así ha sido con el jugador de rugby Epeli Taione, el cual ha cambiado su nombre por el de Paddy Power, una conocida casa de apuestas irlandesas.

El juego ya ha empezado, ¿quién da más?

Vía Marketing News

Ir arriba