BP limpia su imagen en la lavadora de Internet

Publicidad de BP
Las estrategias y métodos que el marketing puede proporcionar para lavar la imagen de quienes más ensucian deberían ser asignatura exclusiva en los estudios de mercadotecnia. Es una tarea contra natura.

Una de las funciones de la publicidad es mejorar la imagen de los publicitados y llevar a los consumidores al terreno de las emociones positivas y al de la afinidad con los productos que se promueven.

Sin embargo, la labor de los creativos que pujan para que los usuarios consideren positivo aquello que saben que no lo es, tiene tanto mérito como jugar a ser torero sin saber por donde vendrán los cuernos.

Digo todo ésto por el esfuerzo publicitario que hace British Petroleum para hacer frente mediático positivo tras su colosal vertido de combustible frente a las costas norteamericanas del Golfo de Méjico.

Cuando su responsabilidad sobre el vertido se hizo incuestionable, BP gastó casi cuatro millones de dólares en una campaña de marketing en Internet, sobre todo, para contrarrestar en el mismo medio, la iniciativa de la Casa Blanca que utilizaba la plataforma de Google para que los ciudadanos plantearan preguntas sobre la contaminación.

La forma que eligió BP fue y será, mientras duren los efectos del vertido o su recuerdo en la mente de sus clientes, la de ser omnipresentes. ¿Cómo? BP compró derechos de Google Adwords para figurar entre los primeras posiciones en los buscadores de Google.

Cualquier ciudadano que quiera informarse en Google sobre aceites de automoción, tendrá como primer resultado a BP, lo msimo que para las peticiones de datos de fertilizantes u otros productos de la gama de la petrolera.

Contra los vertidos en el Golfo y las campañas virales de la administración de Obama, la solución de BP es la presencia de su marca en Internet, visibilidad extrema, diría yo.

Dar la cara de otra manera, desde luego no como quisera el Gobierno de los Estados Unidos o el contribuyente.

No quiero cerrar este comentario sin un toque de ironía del marketing de marca. La imagen que abre esta nota es la de una campaña de BP de finales de los años noventa.

El slogan se centraba en el interés de la firma por llevar el petróleo a las costas del Golfo de Méjico. Sin comentarios.

Ir arriba