El Flashmob, o cómo generar experiencias reales de marca

Actualmente, los medios digitales han revolucionado tanto el modo como el coste de hacer publicidad. Es raro no ver cómo las campañas de las grandes marcas se han hecho un hueco en el social media o a través de virales lanzados en internet. Y precisamente por ello, hoy vamos a ver cómo ha evolucionado la publicidad de marca en el mundo físico, porque también en ese caso se ha reinventado consiguiendo crear escenarios prácticamente inexistentes hace unos años. Así que para los que ya conozcan el flashmob, y para los que no, hoy en nuestro blog del mundo de la publicidad vamos a ver cómo funciona.

Por definición, el flashmob responde a acciones organizada en la que un un grupo de personas se reúne de golpe y sin previo aviso para los que lo presencian, en un lugar público, y se realizan acciones inusuales relacionadas de una manera directa con la marca, pero que no suelen ser comerciales y luego se dispersan rápidamente sin apenas dar lugar a una reacción inmediata más allá de la sorpresa.

De flashmob hemos visto muchos ejemplos en el mundo de las grandes marcas, y sobre todo en el mundo de las marcas de coches, y aunque ese sea el ejemplo que todos tenemos en la cabeza cuando hablamos de la acción de marketing, lo cierto es que son muchos más los sectores que se han apuntado a la nueva dinámica publicitaria.

Buenos ejemplos de ello son las acciones de marketing espontáneas llevadas a cabo frente a las Apple Store de Australia por parte de la competencia, o las acciones de promoción de películas o parques temáticos que se han vivido en distintos lugares del mundo. También el sector de la telefonía ha realizado muy buenas ideas con motivo del lanzamiento de nuevos terminales.