Al desnudo: así es la nueva publicidad de la revista La Vanguardia

Ya se sabe que en publicidad hay determinados conceptos que siempre venden. Sin embargo, por lo general, dichos conceptos son bastante polémicos, y hay que tener cuidado a la hora de utilizarlos, porque si no pueden acabar transformando la buena imagen de marca en algo negativo para la compañía. Sin embargo, si se les da el enfoque correcto, la clave del éxito está asegurada. Utilizar el desnudo es uno de ellos, y hoy vamos a ver como las cosas más serias, como pueden ser los juicios a Assange por Wikileaks, o las noticias del dictador de Irán pueden pasar por ese filtro sin perder ni un ápice de interés.

Esto es lo que se nos muestra en la última campaña de publicidad de la revista La Vanguardia, en la cual se pone de manifiesto esa idea de transparencia del periodismo y de objetividad dejando sin ropa a cada uno de los que han sido, para bien o para mal protagonistas del año que llevamos por sus idas y venidas, declaraciones y salidas de tono. Yo creo que lo mejor es que echen un vistazo antes de que sigamos hablando de ella.

Lo que queda claro es que en publicidad vale la pena arriesgarse para hacer cosas como estas, pero siempre con cuidado con esos conceptos del éxito fácil, no sea que se echen en nuestra contra. Para mi, en este caso La Vanguardia lo ha clavado.

Vanguardia
La revista La Vanguardia apuesta por el desnudo de la política y los casos más polémicos

Puntuación: 9,5/10

Créditos:

Agencia de publicidad: Delta, Quito, Ecuador
Director creativo: Pablo Mayoral
Copywriter: Marcelo Calderón, Oswaldo Terreros
Publicado: Junio 2012