Los anuncios en la tele dejan de ser tan rentables como antes

Parece que la televisión, esa que para muchos es la caja tonta y que para otros era el medio más interactivo hasta el momento para la publicidad está terminando con su era dorada. Y no lo digo yo, si no que lo avalan muchos estudios, y cualquiera puede darse cuenta fijándose como en muchas cadenas, los anuncios más comunes han sido reemplazados por la clásica teletienda, que ahora ya no se queda solo en el horario nocturno si no que pasa a la mañana, al mediodía o a la tarde en muchos canales. ¿Y a qué se debe todo esto? ¿Ha perdido la TV su condición de preferida en el mundo de la publicidad?

 Por un lado tenemos que los anuncios de la tele han dejado de ser tan rentables como antes. La gran cantidad de cadenas, y el hecho de que la mayoría de los consumidores de contenidos de TV hacen zapping han hecho que muchos anunciantes busquen vías más efectivas para conquistar al consumidor. A ello hay que sumar que la crisis ha mermado los presupuestos de marketing de la mayoría de las empresas, que ya no se pueden permitir las millonadas que les cuestan unos segundos en la TV. ¿La solución? Internet parece ser la más importante a la hora de robarles clientes a la tele, aunque en los próximos años no nos extrañaría que la publicidad tradicional siga cayendo, y quede relegada a un segundo plano.

Ir arriba