Pacha Ibiza fragancias para él: y el deseo sigue vendiendo

Me gusta. No me gusta. Me gusta. No me gusta. Ando indecisa para el próximo anuncio que les estoy presentando. Y es que creo que podría ser bueno, por el movimiento que tiene, por las sensaciones que transmite, por lo que nos hace sentir con la iluminación y la música, si no fuera por la pega de la que últimamente peca más de un anunciante: el concepto es exactamente el mismo, ya no solo que su competencia directa, si no de todo el sector.

Les estoy hablando de las fragancias de Pachá Ibiza y del neuvo spot en el que el deseo, la pasión, la atracción y todo lo relacionado con el sexo pasan a un primer plano para luego sacar la conclusión de que eso es lo que nos provocan esos perfumes nada más los olemos. Vamos lo mismo que nos cuenta Axe, aunque esta vez con un estilo mucho más de Hollywood para los escenarios, que nos puede confundir y hacernos caer en el Me gusta No me Gusta con el que empezaba.

En todo caso, aunque les dejo la pieza para que juzguen bajo su propia lupa, creo que el problema al que se enfrentan las marcas es que el consumidor sigue rodeado de imágenes, y si no son capaces de darnos otra cosa que nos llame, que nos diga uauhh de ese perfume si me voy a acordar porque el anuncio es distinto, todos acabaremos recordando al chico guapo con todas las chicas a su alrededor para perder la marca en el subconsciente.

Ir arriba