¿Por qué es tan importante un logotipo? Ejemplos de la competencia de grandes marcas

Creo que los que tienen muchas ganas de aprender cosas nuevas sobre el mundo de la publicidad y la comunicación persuasiva hoy van a sacar un buen partido del post que ahora mismo les estoy escribiendo, porque hoy vamos a analizar cuánto de importante es un logotipo, algo a lo que a mi parecer en la mayoría de los casos no se le da la importancia que debería, y vamos a hacerlo siguiendo un proyecto del diseñador inglés  Graham Smith, el cuál se ha dedicado a cambiar la identidad corporativa de «segundas marcas» siguiendo la imagen corporativa de las líderes del mercado.

Así, empezamos nuestro artículo ¿Por qué es tan importante un logotipo?, con varios ejemplos de la competencia de grandes marcas, en los que veremos a Pepsi disfrazada de Coca-Cola, a Twitter de Facebook o a Sminoff de Absolut.

Logotipo de Coca Cola en Pepsi
Logotipo de Coca Cola en Pepsi

 

Logotipo de Youtube en Vimeo
Logotipo de Youtube en Vimeo

 

Logotipo de Facebook en Twitter
Logotipo de Facebook en Twitter

 

Logotipo de Absolut en Smirnoff
Logotipo de Absolut en Smirnoff

 

Logotipo de Google en Bing
Logotipo de Google en Bing

Probablemente, la primera impresión es cómo poco extraña, que hay algo que no casa. Y eso se ha conseguido porque el consumidor ha ya asociado una determinada tipografía, unos determinados colores y un tipo de «hacer» a ese nombre comercial de primera marca. Sin embargo, quitando ese detalle, nos gusta lo que vemos, y no porque ahí esté otro nombre, si no porque nuestra mente nos dice que ese logo nos encanta, precisamente por todo lo demás.

Lógicamente, plagios aparte, con esto queda más que patente que el logotipo lo es todo en la marca. Lo es todo una vez consolidada, ya que significa todo lo que el consumidor asocia a ella. Pero lo más difícil no es conseguir que el consumidor se quede con nuestra filosofía y la identifique con unas letras o un símbolo, lo más difícil, es consolidar la marca como tal, conseguir que sea líder, y aunque algunos defienden que el logotipo es solamente un complemento a ello, a mi parecer es la base, porque pocas marcas con logos enreversados, o con colores que no gustan se han convertido en tal.

Dicho esto, ¿de qué opinión son ustedes? Como en la historia del huevo y de la gallina, ¿va antes el logo o la marca en sí misma?

Ir arriba