El Efecto Axe: publicidad con historia

La verdad es que a muchos no nos gusta su carácter machista, menos aún, que la empresa que lanza este tipo de publicidad sea la dueña de otras marcas comerciales que apuestan por una filosofía totalmente contraria, como por ejemplo Dove y sus mujeres reales, un tema que ya hemos tratado en nuestro blog con el análisis de la publicidad Dove VS publicidad Axe, sin embargo, hay que reconocerle su mérito, porque cada vez que un nuevo spot de Axe sale en la tele todos nos ponemos a hablar de ellos, y al fin y al cabo eso es parte del trabajo de la buena publicidad. Precisamente por ello hoy nos damos un paseo por el Efecto Axe y su publicidad con historia.

Para empezar cabe destacar que la marca Axe remonta sus anuncios tal y como los conocemos hoy, o mejor dicho, bajo el mismo concepto porque es cierto que con el paso de los años se han ido adaptando a los años 70, concretamente en 1974, aunque no fue hasta la década siguiente, en 1983 cuándo llegaron a Europa. Además, de eso, hay que decir que el efecto Axe no es universal, ya que en algunos países la marca se comercializa bajo el nombre de Lynx, con lo que hay una duplicidad de términos, es decir, efecto Axe y efecto Lynx.

Pero sea como sea el nombre comercial queda patente que la marca ha sabido conquistar a sus seguidores, los cuáles se han casi creído eso de que el desodorante Axe atrae a las mujeres a lo largo y ancho del mundo. Y con un concepto machista que parecía ya no tenía cabida nos han vuelto a demostrar que a veces creemos que la sociedad avanza más rápido de lo que en realidad lo hace, y que la publicidad puede aprovecharse de ello.

Y como para repasar la historia de publicidad de Axe no hay nada mejor que una buena serie de anuncios, aquí les dejo con algunos de los más sonados:

http://youtu.be/1MohOLeooso